¿Cómo elegir el vestido de novia perfecto?

¿Cómo elegir el vestido de novia perfecto?

Los 9 tips que podes seguir…

¡Ha llegado la hora! Por fin comenzas la búsqueda del vestido de novia, eso con lo que has soñado tanto tiempo… Pero no sabes muy bien cómo actuar ni por donde empezar, sólo sabes que tenes que encontrar el modelo perfecto. Por ello, te contamos cuáles son los 9 tips para que des con el vestido de tus sueños:

1. Déjate llevar por tu corazón

Seguramente sea lo que mejor te funcione, recomendamos que escojas aquel diseño que sintas como tuyo, sin importar como sea. “Al fin y al cabo, un vestido de novia es lo que una quiere que sea un vestido de novia. Si la ilusión de tu vida es casarte de rojo, ¿por qué no vas a hacerlo?”

Te animamos a que penses qué tipo de novia queres ser, que huyas de imposiciones y rigideces “porque es tu día y tenes que disfrutarlo al máximo”. También sugerimos dejarte aconsejar por el diseñador o por las encargadas de la tienda a la que acudas pero siempre teniendo en cuenta tu idea inicial. “Evita cambiar de dirección si no nace de ti y trata de que tu personalidad quede reflejada en el vestido y que no se oculte en él”.

2. Sé tú misma

Asegura que el proceso de elección de tu vestido de novia sea aquél en el que tengas más motivos que nunca para ser tú misma y que las decisiones deben ser totalmente tuyas. Es cierto que deberás mirar blogs y webs de boda para ver cuáles son las tendencias, pero lo que realmente importa es que te sintas tú misma con el modelo que elijas.

El vestido tiene que reflejar el estilo natural de la novia, ante todo. “Si escoges un vestido que no tenga nada que ver con tu estilo, se notará y quedará muy postizo. No debes nunca comprar un vestido que sea ‘lo último’ pero que no te favorezca”.

3. No lleves demasiados acompañantes a la prueba del vestido

Aunque no lo creas, las opiniones, vengan de quien vengan, siempre influyen, y más aún cuando se trata de elegir tu vestido de novia. Es mejor que no vayas con mucha gente a las pruebas. Lleva solamente a una o dos personas con las que estés cómoda y tengas mucha confianza. El vestido es lo más esperado de una boda y, por tanto, debe ser el secreto mejor guardado de toda novia.

4. Elegí el corte y el color que más te favorezcan

Debes escoger un modelo con estilo y discreción. Una novia no debe ir demasiado exagerada, debes destacar tus puntos fuertes pero con delicadeza. Tienes que saber qué queres destacar y qué disimular.

Cada anatomía es distinta y, para que el resultado sea perfecto, hay que tener en cuenta lo que más realce tu físico, de esta forma el gran día podrás estar preciosa y radiante sin dejar de ser tú misma. Además tenes que elegir bien el color, ya que no a todas las pieles les va bien el mismo tono de blanco.

5. Decí ¡NO! a los nervios

Tirá los nervios y disfruta de los preparativos. La boda pasa muy rápido, no dejes que el estrés te arruine los meses previos, recuerda que lo más importante de la boda ya lo tenes y es la persona que te está esperando al final del pasillo.

6. Elige comodidad y calidad

La comodidad es muy importante, pero no debes pensar que estar guapa y cómoda es incompatible. Si llevas un vestido demasiado ajustado, no vas a poder disfrutar del banquete y te arrepentirás, escoge uno que te permita lo más importante, disfrutar del gran día. También, elegí tejidos de calidad, o que te acompañe alguien que tenga más conocimientos en telas.

7. Tené en cuenta la idea de hacerte el vestido a la medida

Muchas novias no contemplan esta opción porque piensan que es mucho más caro acudir a una modista que te confeccione un modelo a la medida. Pero no es así, la relación calidad-precio es mucho mejor de lo que podas encontrar en cualquier tienda de vestidos de novia. Te sentará como un guante ya que lo harán sobre tu cuerpo y será único, no habrá otro igual. Si no quieres hacértelo a medida, recomendamos escoger un vestido de catálogo y personalizarlo.

8. Probátelo, camina y muévete

Cuando creas que has encontrado el vestido de tus sueños, no te quedes fija mirándote al espejo. Camina, sentate, salta, baila, subí los brazos… Si hay algo de eso que no puedes hacer, ése no es el vestido perfecto. Vas a vivir un millón de emociones con él y vas a llevarlo durante muchas horas en las que no estás quieta, así que debes sentirte cómoda con él.

9. Disfrutá de todo el proceso

El consejo más importante que le daremos a cualquier novia es que disfrute del proceso. El año o meses previos a la boda son una etapa muy bonita en la que deben saborear al máximo de cada fase. La elaboración de su vestido de novia es una de las partes más especiales.

Ahora, no dudes que en tu boda vas a ser la gran protagonista. ¡Disfrutá de tu día!


Whatsapp